Imagen de varias patas de pulpo secándose colgadas del tejado de una casa.

Historia del pulpo seco: una práctica ancestral de conservación de alimentos

Imagen de varias patas de pulpo secándose colgadas del tejado de una casa.
Imagen de varias patas de pulpo secándose colgadas del tejado de una casa.

Conoce el origen de una tradición milenaria, pesquera y culinaria típica de la Costa Tropical


¿Te puedes creer que un manjar como el pulpo seco alguna vez fuera considerado un alimento de pobres? Pues sí, lo era. En sus inicios, se utilizaba como forma de pago a los trabajadores de los barcos, ya que era un producto que no quería nadie por su dureza y compleja conservación. Pero eso fue hace mucho, mucho tiempo. El principio de la historia se remonta al siglo XII antes de Cristo, y desde entonces ha evolucionado hasta convertirse en un verdadero arte.


El secado de pescados y mariscos es una técnica antigua que se ha utilizado en todo el mundo para conservar alimentos durante largos períodos de tiempo, antes de que existieran los medios modernos de refrigeración y congelación. En países como Portugal, España, Italia y Grecia, la práctica de secar pulpos se originó por la abundancia de pulpos en las costas y su importancia como fuente de alimento. Los pescadores locales aprendieron que al secarlos, los pulpos podían conservarse durante meses y conservar su sabor y textura.


El pulpo seco en la Costa Tropical de Granada


La Costa Tropical de Granada cuenta con una rica tradición pesquera que se remonta a la época romana. Durante siglos, los pescadores locales han capturado pulpos en la costa y los han secado para su posterior consumo o venta. Después de la faena, extendían una red en la arena, ponían el pescado sobre ella y encima otra red y así lo dejaban secar. Esta forma artesanal de secado se ha extendido en las zonas costeras habitadas mayoritariamente por familias de pescadores, y se ha mantenido como una tradición heredada de padres a hijos.


El secado del pulpo seco se realizaba en los meses de invierno y los primeros de primavera, ya que en esta época del año el sol no era tan intenso y la brisa marina era la ideal para un buen secado. Si la humedad es superior al 40%, la carne del pulpo se queda rancia, por lo que las familias encargadas de este proceso debían estar muy atentas durante el secado.


En la actualidad, gracias a nuestro sistema de secado profesional, podemos disfrutar del mejor pulpo seco y las más deliciosas espichás durante todo el año. El único secadero legal en Motril que puede garantizar el cumplimiento de todas las exigencias sanitarias reguladas por la UE y el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación de España es Industrias Garod.


El proceso de secado del pulpo


El proceso de secado del pulpo es similar al utilizado para secar otros pescados y mariscos. Los pulpos se limpian y se dejan secar al sol durante varios días para que pierdan la mayor parte de su humedad. Posteriormente, se llevan a un lugar fresco y seco para terminar de secarlos y poderlos conservar durante más tiempo. La mejor manera de colocar el pulpo es cortarlo de manera que quede totalmente estirado y hacerle incisiones en cada una de sus patas para poder enganchar los extremos a una caña y colgarlo. Es importante lavar y limpiar cada uno de sus tentáculos previamente para eliminar cualquier resto de arenilla que pueda contener.


Curiosidades sobre el pulpo seco

  • Cuenta la leyenda que en el siglo XII, las patas del pulpo seco servían como sustituto del tabaco a los marineros cuando tenían escasez y querían llevarse algo a la boca.
  • La imagen de los pulpos secándose al sol, como si fueran ropa
  • El pulpo seco es un alimento rico en proteínas, minerales y vitaminas, especialmente en vitamina B12 y en hierro, lo que lo convierte en un alimento muy completo y beneficioso para la salud.
  • El proceso de secado del pulpo no solo lo convierte en un alimento que se puede conservar durante largos periodos de tiempo, sino que también intensifica su sabor y lo hace más sabroso.
  • El pulpo seco es un ingrediente muy versátil que se puede utilizar de muchas maneras en la cocina, como en ensaladas, arroces, guisos o incluso en pizzas.
  • En algunos lugares, como en Japón, se consume el pulpo seco como snack o aperitivo, en forma de pequeñas porciones cortadas en tiras y sazonadas con diferentes condimentos.
  • En otros lugares, como en Portugal, el pulpo seco se utiliza como ingrediente principal en platos tradicionales como el famoso «polvo à lagareiro», que consiste en asar el pulpo con aceite de oliva y ajo.
  • El pulpo seco también ha sido objeto de interés por parte de la industria cosmética, ya que se ha demostrado que su colágeno es beneficioso para la piel y puede mejorar su elasticidad.
  • En la cultura popular, el pulpo seco ha sido objeto de algunas supersticiones y creencias populares. Por ejemplo, se dice que colgar un pulpo seco en la entrada de una casa puede ahuyentar a los malos espíritus y traer buena suerte.


En resumen, el pulpo seco es un alimento rico en nutrientes y versátil en la cocina, que ha sido objeto de interés por sus propiedades cosméticas y ha sido protagonista de algunas creencias populares. Su historia y su tradición en la Costa Tropical de Granada lo convierten en un producto con mucho carácter y personalidad.